GRAF SPEE, El Acorazado

7740 visningar
uppladdat: 2004-05-20
Inactive member

Inactive member

Nedanstående innehåll är skapat av Mimers Brunns besökare. Kommentera arbete
El 30 de Junio de 1934 Alemania había creado el barco de guerra más importante tecnológicamente del Mundo, el Almirante Graf Spee. Juntamente con éste, otros 2 acorazados, el Scheer y el Deutschland mantenían en jaque a todos las naciones mundiales. Eran imbatibles.

Sin embargo en este trabajo quiero centrarme en el Graf Spee. Se preguntarán el porqué. Pues es simplemente porque al trabajo bien hecho siempre hay que darle prioridad. Empecemos:

Digo el mejor acorazado del Mundo porque fue el primer barco de guerra, que pesando 10 veces menos que los otros seguía manteniendo esa robustez de los mayores buques del Mundo, pero claro, con diferencias: era mucho más rápido, era mucho más potente en cuanto a distancias sin repostar (primer barco con motores Diesel), cañones gigantes que podían destrozar al mayor barco en un radio de 10 kilómetros de un solo tiro, tenía una rampa con un avión listo para volar (algo innovador), y lo más importante: guardaba una tecnología inaudita que nadie más poseía en el Mundo, el RADAR controlado por radio. Graf Spee estaba siempre en contacto con las bases en Alemania a pesar de estar surcando los mares del Atlántico. Y claro estamos hablando del año 1934, cuando el avión más avanzado era el Doppeldecker. Esto como es de lógica inquietaba y molestaba a todos los aliados.

Graf Spee, si se encontraba con un acorazado podía huir gracias a su superior velocidad, y si se encontraba con un crucero, éste sería más veloz, pero la nave alemana no tendría problemas en destruirlo gracias a sus 6 cañones de 280 mm en dos torres triples y 6 de 152 mm. en montajes sencillos, mientras todos los cruceros montaban entre 8 y 9 cañones de 203 o 152 mm.

Al mando del capitán de navío Hans Langsdorff, esta nave conseguiría un enorme éxito en su campaña corsaria al hundir 8 buques británicos entre el Atlántico sur y el Índico con un total de 50.000 toneladas. En el curso de su crucero corsario, ningún marino británico perdió la vida y Langsdorff cumplió escrupulosamente con el derecho internacional. Sin embargo, el comodoro Harwood, al mando del crucero pesado EXETER y los ligeros ACHILLES y AYAX logró dar con el corsario el 13-12-1939 frente a Montevideo. Langsdorff llevaba más de 100 días navegando en estado de guerra sin cometer ni un sólo error. Pero ahora cometería dos fatales: podía haber mantenido a raya a las naves británicas gracias al superior alcance de su artillería y haberlas machacado a distancia, pero cometió el error de arrumbar hacia los cruceros enemigos acortando con ello la distancia. Ese fue su primer error, pero los cañones de 280 mm pronto desmantelaron completamente el EXETER, el enemigo más temible que montaba 6 piezas de 203 mm, convirtiendo el crucero británico en un pontón desarmado, incendiado y lleno de muertos y heridos que tuvo que retirarse del combate rumbo a las Malvinas. Mientras tanto, los cruceros ligeros seguían combatiendo, causando daños menores al corsario alemán mientras sufrían los terribles zarpazos de su artillería que los obligó a retirarse también. En ese momento Langsdorff podía haber seguido a los dos cruceros a distancia cañoneándolos a placer y hundiéndolos, pero entonces cometió su segundo error: Considerando que los daños sufridos por su nave eran de mayor importancia que los reales arrumbó hacia Montevideo ante la sorpresa de los británicos que ya se veían hundidos.

Una vez anclado el Graf Spee en Montevideo vieron que la capacidad combativa de la nave no estaba mermada. Error fatal.

En Montevideo, Langsdorff y los diplomáticos alemanes solicitaron un plazo para reparar las averías. El derecho internacional estipulaba 24 horas para que la nave abandonara el puerto, los británicos presionaron para que se cumpliera a rajatabla y los alemanes para que se ampliara. Mientras tanto, unidades británicas arrumbaban hacia Montevideo a toda máquina y la propaganda británica lanzaba a los cuatro vientos que uno de sus acorazados se hallaba ya frente a Montevideo. El gobierno uruguayo se decidió por una postura salomónica y concedió al GRAF SPEE 72 horas para salir de puerto. Los británicos ganaron la batalla de la propaganda y los rumores sobre toda una flota apostada frente al puerto llegaron a creérselos los alemanes. Al finalizar el plazo, el 17 de diciembre, el GRAF SPEE levó anclas y partió seguido por el mercante alemán TACOMA. Más de un millón de personas contemplaba la escena desde las orillas del estuario del Río de la Plata mientras un avión británico sobrevolaba a la nave alemana. En ese momento, el avión ingles informó que en el TACOMA había centenares de marinos alemanes y Harwood intuyó lo que iba a ocurrir. En un punto el corsario se detuvo y los espectadores pudieron ver cómo los marinos alemanes que quedaban a bordo del corsario abandonaban la nave y transbordaban al TACOMA llevando la bandera de guerra alemana cuidadosamente plegada: Langsdorff iba a volar la nave. Harwood ordenó a sus cruceros entrar en el puerto y abordar al GRAF SPEE para desactivar las cargas de demolición y apoderarse de la nave, pero Langsdorff ya había cometido los dos únicos errores de su vida y no estaba dispuesto a cometer ninguno más. Separó a la nave del canal central y desembarcó con los miembros del equipo de demolición. A las 20:54 una serie de tremendas explosiones sacudió a la nave corsaria alemana que se incendió y hundió a la vista de todo el mundo, en medio de un impresionante silencio en el que los marinos alemanes lloraban y los espectadores uruguayos, con los sombreros junto al pecho no podían contener la emoción viendo a Langsdorff permanecer en posición de saludo ante su nave moribunda. Hitler había dado la orden de autohundir la nave para impedir el riesgo de su captura. Langsdorff había solicitado permiso para combatir pero Hitler se lo negó.


Tres días más tarde el capitán de navío Hans Langsdorff se vistió con su uniforme de gala, se tendió en la cama de la habitación de su hotel y se pegó un tiro en la sien. Como buen marino que era, sabía que un capitán no debe sobrevivir a su nave.

Hoy en día, en Febrero del año 2004, este año, muchos historiadores e ingenieros han comenzado la labor de recuperar a Graf Spee del mar. Hace escasamente 1 mes se sacó del agua el cañón principal del acorazado.

Se estima que en 2 años TODO el barco Graf Spee esté expuesto en un museo en Uruguay.

Los supervivientes del barco dicen que es una ...

...läs fortsättningen genom att logga in dig.

Medlemskap krävs

För att komma åt allt innehåll på Mimers Brunn måste du vara medlem och inloggad.
Kontot skapar du endast via facebook.

Källor för arbetet

Saknas

Kommentera arbetet: GRAF SPEE, El Acorazado

 
Tack för din kommentar! Ladda om sidan för att se den. ×
Det verkar som att du glömde skriva något ×
Du måste vara inloggad för att kunna kommentera. ×
Något verkar ha gått fel med din kommentar, försök igen! ×

Kommentarer på arbetet

Inga kommentarer än :(

Liknande arbeten

Källhänvisning

Inactive member [2004-05-20]   GRAF SPEE, El Acorazado
Mimers Brunn [Online]. https://mimersbrunn.se/article?id=2900 [2024-07-22]

Rapportera det här arbetet

Är det något du ogillar med arbetet? Rapportera
Vad är problemet?



Mimers Brunns personal granskar flaggade arbeten kontinuerligt för att upptäcka om något strider mot riktlinjerna för webbplatsen. Arbeten som inte följer riktlinjerna tas bort och upprepade överträdelser kan leda till att användarens konto avslutas.
Din rapportering har mottagits, tack så mycket. ×
Du måste vara inloggad för att kunna rapportera arbeten. ×
Något verkar ha gått fel med din rapportering, försök igen. ×
Det verkar som om du har glömt något att specificera ×
Du har redan rapporterat det här arbetet. Vi gör vårt bästa för att så snabbt som möjligt granska arbetet. ×